En la actual campaña, en la que parece que están asentándose en la zona alta de la tabla, el Mirandés está dando la de cal y la de arena constantemente. Tras doblegar con suficiencia al Amorebieta, cayó superado en Gijón. A la victoria sobre Las Palmas siguió un jarro de agua fría ante el Alcorcón. Y ahora, tras el subidón de vencer en el Heliodoro Rodríguez López, se confía en romper esa dinámica y sumar al menos dos triunfos consecutivos.

No será fácil porque enfrente (14:00 horas, Anduva) estará un rival llamado a ser uno de los gallos del corral. Pese a su mal inicio, cuanta con jugadores de una calidad notable como José Arnaiz, Sabin Merino, Fede Vico, Shibashaki… “No tengo dudas, va a acabar arriba”, apostaba ayer Escobar, que alerta de la atención a las pérdidas en salida y a la concentración máxima en cada instante del partido. “En Tenerife estuvimos mejor atrás en el primer tiempo, no en el segundo. No podemos preparar un partido de intercambio de golpes porque tienen mucho talento arriba, así que debemos ser capaces de poner en práctica nuestro plan”, añadió el de Don Benito.

Para ese plan no estará disponible por segunda jornada consecutiva Riquelme, contagiado de Covid, ni tampoco Gelabert, que no pudo jugar en Tenerife por problemas estomacales y se ha quedado esta semana fuera de la lista pese a que Escobar aseguró ayer que estaba plenamente recuperado. Sí está Meseguer, que regresa tras cumplir sanción. Y maneja el entrenador la posibilidad tanto del sistema 4-2-3-1 predilecto como del 4-4-2 de Santa Cruz. “Nos costó surtir de balones a la gente de arriba pero fue un sistema que nos funcionó bien, que nos puede aportar cosas y que no descartamos utilizar”, aseguró Escobar.

Hasta la fecha, y pese a las alabanzas de Escobar, a los pepineros les ha marcado la irregularidad, la incapacidad de romper defensas ordenadas y la incertidumbre por el mal momento de uno de los equipos más caros de LaLiga SmartBank. No se fía de estas situaciones Escobar, y máxime cuando el equipo puede llegar, en teoría, más relajado y con confianza tras haber estrenado su casillero de triunfos.

El reto en los mirandesistas es la necesidad de “equilibrar” la defensa con el ataque. “Necesitamos mejorar atrás, pero hacerlo sin perder la capacidad del equipo arriba, que es lo mejor que tiene y lo quiero seguir potenciando”, aseguró. Porque, en ocasiones, para defender mejor se renuncia a llegar al área rival con más jugadores o fe: “hemos marcado en todas las jornadas (en realidad se quedó sin marcar en el estreno, ante el Málaga) y eso es muy difícil en esta categoría. Tenemos lo más complicado y seguimos trabajando en ser mejores atrás”, afirmó Escobar en la rueda de prensa previa.

De lograrlo partirán las opciones de volver a sumar y mantenerse una semana más con los mejores.

Artículo anteriorIñigo Ruiz: «Hay 2 millones de personas a menos de 100 kms de Miranda. Hay que aprovecharlo»
Artículo siguienteEl mayor acierto del Leganés resuelve

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí