El Ayuntamiento se ha vestido hoy de gala para recibir siete niños y niñas saharauis que están pasando su verano en la provincia de Burgos, de los cuáles dos lo están haciendo en Miranda de Ebro.

Al acto, al que han acudido también varios miembros de las corporaciones municipales del Consistorio, han asistido Eduardo Heras, presidente de la Asociación Burgalesa de Amigos del Pueblo Saharaui, Marián Rocandio, organizadora del programa «Vacaciones en Paz», así como parte de las familias de acogida de los niños.

Ante la curiosidad de los niños y niñas, quienes jugueteaban con los micrófonos del salón de plenos, Aitana Hernando, alcaldesa de la ciudad, ha querido «agradecer a las familias y a las asociaciones por su implicación».

Desde el Consistorio también se ha remarcado el «continuar afianzado esos vínculos» con la Asociación Burgalesa del Pueblo Saharaui.

Los niños y niñas, que pasaran este verano tanto en Burgos como en Miranda de Ebro, realizarán multitud de actividades como cursos de natación, una fiesta solidaria o excursiones.

«Cuando empezamos este proyecto, teníamos la esperanza de que se pudiesen sumar más familias», explicaba Marian Rocandio.

Al hilo de esto, son muchos los niños que se quedan en los campamentos de acogida, ya que «cada vez cuesta más el que una familia de acogida se pueda sumar a este proyecto».

Los niños llegaron a España el pasado día 1 de julio después de un vuelo de aproximadamente 30 horas y llegaron «agotados, pero muy contentos», describía Rocandio.

La organizadora ha querido agradecer también el haber podido retomar el convenio de colaboración con el propio Ayuntamiento, ya que «es un dinero que nos viene bien para seguir haciendo actividades».

Por parte de Eduardo Heras, el presidente ha querido también mostrar «su agradecimiento» y ha señalado que «es fundamental la colaboración porque necesitamos todos los recursos para hacer visibles la situación de los saharauis».

Este año son 9 las familias de acogida nuevas en Burgos y es que el objetivo no es que los niños se establezcan aquí, sino que «disfruten de sus recursos, cuando vengan de vacaciones, lo hagan con su maleta y su familia».

Finalmente, el Consistorio ha hecho entrega a los niños y niñas de una bolsa de Miranda de Ebro a cada uno de ellos ante los aplausos de toda la sala.

Este viernes viajarán a Burgos donde serán recibidos también por el Ayuntamiento de la capital de la provincia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí