El pasado 2 de febrero la Policía Nacional y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social hubieran detectado irregularidades en materia de extranjería en un prostíbulo de Mirando de Ebro, constatándose de que cuatro mujeres no estaban dadas de alta en la Seguridad Social. Dos de ellas serán sancionadas en función de la Ley de Extranjería vigente, al carecer de la autorización administrativa para permanecer o residir en España. Además, se impuso una multa de 40.000 euros al propietario del club.

Por todos estos sucesos, la Escuela de Pensamiento Feminista «Las Palabras Violetas» ha planteado que se dé a conocer el nombre del prostíbulo. También se han preguntado que, si se trata de un prostíbulo, y la autorización concedida como Hostal no corresponde con la actividad que se está llevando a cabo, por qué las autoridades no proceden a su cierre y se ejecutan las sanciones que legalmente correspondan. Además ha pedido al equipo de Gobierno del Consistorio mirandés «que actúe de forma coherente».

La Escuela también ha denunciado que la intervención contra este prostíbulo ponga el foco en la situación administrativa de las mujeres y no en la defensa de sus derechos humanos. También se ha preguntado por qué no se indaga en las condiciones que están las mujeres que permanecen en el local «cuando sabemos que las supervivientes de prostitución y trata se refieren a los prostíbulos como campos de concentración».

Por otro lado, se ha preguntado si el equipo de Gobierno de Miranda de Ebro considera lícita la actividad del prostíbulo si su propietario abona las cuotas a la Seguridad Social y hace la declaración de la renta «cuando le corresponda».

La Escuela ha afirmado que las multas impuestas a los prostíbulos las abonan los dueños a costa de las mujeres en situación de prostitución «ya que ellos, como proxenetas, las explotan sexualmente».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí