La Policía Local de Miranda de Ebro ha querido responder a las últimas declaraciones del concejal de Seguridad Ciudadana, Pablo Gómez, sobre las bajas de cerca de la mitad de la plantilla que han obligado a reforzar la presencia de la Policía Nacional en la ciudad para garantizar la seguridad en las fiestas.

El delegado del sindicato profesional de Policías Municipales de Castilla y León, Roberto González, ha señalado que estas acusaciones son «la gota que ha colmado el vaso», insistiendo en que se sienten «ofendidos y crispados», por unas declaraciones que»desacreditan a la plantilla y no hacen más que enquistar el conflicto».

En este sentido quieren advertir de que la mayoría de las bajas de los agentes «no son puntuales» y buena parte de ellas llevan prolongándose desde principios de año. Derivan, según argumentan de lesiones y roturas, problemas cardiacos, o bajas psicológicas. «No son bajas ficticias», insisten los policías.

El principal problema de la falta de efectivos en la calle, insisten, no es el personal de baja, sino que el equipo de Gobierno no ha querido buscar una solución al conflicto. «Han tenido tiempo de sobra – un año entero- para realizar una Valoración de Puestos de Trabajo y poner todas las cartas sobre la mesa para enmendar este problema», apunta González.

En este sentido insiste en que a pesar de que esta Valoración de Puestos está presupuestada en las cuentas municipales de este año «no han empezado a elaborarla», por lo que señala que el equipo de Gobierno no tienen intención de solucionar la situación. «A la vista están» ha puntualizado.

Además insisten en que el problema le han generado ellos mismos, que desde el mes de diciembre remodelaron los turnos como represalia a la defensa de los derechos de los agentes. «Si haces un turno con tres personas que llevan un año de baja, llega una fecha concreta en al que no hay policía y es lo que pasará en estas fiestas», sentencia.

«Creemos que quieren que no haya policía en las calles. Si quieres solucionar un problema tan grave como la falta de seguridad ciudadana, desde el primer día empiezas a trabajar para solucionarlo, pero no han hecho nada», asegura el policía.

Al mismo tiempo, Roberto González ha señalado que en esta ocasión no les han podido obligar a trabajar como en fiestas pasadas a través de decretos de Alcaldía, debido a que la justicia les dio la razón, al no poderse alegar fuerza mayor por tratarse de unas fiestas que siempre coinciden en fechas en el calendario.

Sobre el refuerzo de los agentes de Policía Nacional en las calles como consecuencia de esta situación, los agentes lamentan que el subdelegado del Gobierno «esté entrando al juego». «Así funcionan los políticos en este país», señala.

Al mismo tiempo avanza que en época estival habrá «muy poca policía en Miranda» porque a la actual situación de la plantilla local se sumará la salida de una veintena de agentes nacionales. «Van a ser unos meses difíciles», adelanta el agente.

1 COMENTARIO

  1. Para solucionar un conflicto laboral, el que ostenta el poder tiene que ceder. De lo contrario el problema se enquista y termina en una huelga general.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí