Agentes de la Policía Local detuvieron el jueves pasado, día 24 de noviembre, a un hombre de treinta y un años por un presunto delito de atentado contra agentes de la autoridad, siendo investigado además por la presunta comisión de un robo con fuerza y por encontrarse fugado del Centro Penitenciario de Burgos.

Sobre las 04:05 horas se recibió un aviso al teléfono de emergencias 112 que informaba de la rotura de la puerta de un establecimiento de hostelería en la calle Subida San Miguel.

Mientras uno de los vehículos de la Policía Local que llegó al lugar verificaba la seguridad del local violentado, comprobando la fractura de la puerta de entrada al establecimiento Autoservicio Anyssa, otro realizó una búsqueda por la zona, localizando en las inmediaciones a un varón con actitud esquiva e huidiza.

Al observar éste que los agentes se interesaban por la dirección que tomaba, salió huyendo, siendo interceptado en la calle Alvar Fáñez. Se le solicitó su documentación personal y se le realizó un cacheo de seguridad, encontrando entre sus pertenencias un destornillador con signos de desgaste reciente.

Tras negarse en reiteradas ocasiones a ser identificado e insultar a los agentes, fue acompañado a dependencias policiales para su correcta identificación, al estar presuntamente involucrado, y a falta de recabar pruebas, en un presunto robo con fuerza. En ese instante adoptó una actitud defensiva, comenzando a agredir a los agentes, que procedieron a su detención como presunto autor de un delito de atentado contra agentes de la autoridad.

Durante el proceso de identificación e ingreso en calabozos la Policía Local detectó que este varón, de treinta y un años de edad, se encontraba además fugado del Centro Penitenciario de Burgos desde el pasado día 21 de noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí