El mal inicio de campeonato que está protagonizando el Club Deportivo Mirandés le ha situado, ya a mediados de septiembre, en una situación de obligación. Los rojillos no han competido mal (a excepción del duelo ante el Málaga en Anduva) y posiblemente su bagaje de puntos no se corresponde con sus méritos, pero los dos puntos que le sitúan en el farolillo rojo y el calendario que se aproxima hacen que ganar este sábado al Real Zaragoza (16:15 horas) sea prácticamente una obligación.

Ni las distancias en puntos ni la situación en la tabla son especialmente relevantes aún cuando solo se ha disputado una séptima parte de LaLiga SmartBank. Pero sí las dinámicas. Los de Joseba Etxeberria, por ejemplo, parecen en estos momentos un equipo incapaz de ganar. Cuando están cerca de hacerlo, surge alguna circunstancia que les merma e impide el triunfo: en Vitoria la gran ocasión de los rojillos con empate en el marcador se marcha al larguero; en Villarreal deben afrontar más de 80 minutos de juego en inferioridad por una rigurosa doble amonestación; ante el Andorra, con 1-0 y superioridad numérica, Alfonso yerra en la última acción del partido; en Granada el equipo sufre una inexplicable desconexión al filo del intermedio.

Múltiples adversidades unidas a carencias en experiencia y en el bagaje goleador (solo Raúl García de Haro ha sido capaz de perforar la meta rival hasta la fecha y Ramón y Alfonso han encajado once tantos) que han llevado a los mirandesistas a ver con cierto miedo el futuro inmediato. Y es que tras el Zaragoza, un equipo con mucho nombre pero que lleva años ‘acomodado’ en la zona baja de la tabla, el calendario se empina para los jabatos.

Los cuatro siguientes duelos de los rojillos les medirán a varios de los mejores equipos de la categoría. En primer lugar, Las Palmas (Anduva, sábado 1 de octubre a las 16:15 horas), segundo clasificado y que ha dejado muy buenas sensaciones en el arranque. A continuación, Eibar (Ipurúa, lunes 10 de octubre, 21:00 horas), quinto y candidato al ascenso tras quedarse el pasado curso a minutos de Primera. Solo tres días después (Anduva, jueves 13 de octubre, 19:00 horas), el Levante, que pese a un inicio irregular tiene una plantilla de gran calidad y busca el retorno por la vía rápida a Primera. Y el fin de semana posterior, en horario aún por determinar, derbi provincial ante un Burgos que con seis encuentros sin encajar gol se está erigiendo en la gran sorpresa del inicio de temporada y se encuentra entre los mejores de la tabla.

Cuatro citas de gran dificultad en poco más de dos semanas en las que los rojillos afrontarán dificultades máximas y a las que necesitan llegar los rojillos con un golpe anímico positivo. Un nuevo revolcón este fin de semana ante el Zaragoza incrementaría las dudas y la presión para los jabatos. Concluir el primer cuarto de temporada regular con un bagaje de puntos muy alejado de los ratios necesarios para alcanzar los teóricos 50 puntos que dan la salvación se le podría hacer muy cuesta arriba a un equipo con únicamente 23,61 años de edad media.

Bajas confirmadas Para lograr ese necesario triunfo, Joseba Etxeberria deberá hacer frente a una serie de bajas. A las ya conocidas de larga duración de Gelabert y Simón Moreno, ambos en la recta final de su proceso de recuperación, se suman las de los puntas Mráz y Jofre. El delantero centro ha sido convocado por Eslovaquia para disputar dos duelos de la Liga de Naciones de la UEFA ante Azerbaiyán y Bielorrusia, por lo que no podrá contar el técnico de Elgoibar con su presencia. Tampoco con Jofre Carreras, quien fue expulsado con roja directa en la prolongación del duelo del pasado sábado ante el Granada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here