Cuando regresó a Segunda División en junio de 2019, el Mirandés tenía clara cuál era su apuesta para compensar sus limitaciones económicas: apostar fuerte por las cesiones de jugadores jóvenes, de forma que el equipo contara con talento de otra forma inalcanzable. Junto a ello, jugadores experimentados para dar solvencia al bloque además de alguna apuesta de futbolista que destacara fuera del fútbol profesional. Esto hizo que el equipo contara con plantilla jóvenes ya desde el inicio, pero poco a poco la media ha ido bajando.

Y en el curso que esta tarde (19:00 horas) comienza para los jabatos esta tendencia se ha llevado hasta el extremo. Si bien es cierto que faltan varios futbolistas por llegar, solo hay en estos momentos un futbolista que supere los 25 años de edad (el meta Alfonso Herrero) e incluso hay nacidos en 2003 (Juanlu y Nico Serrano). Hasta los futbolistas incorporados en propiedad (Álex Martín, Barbu y Michelis) destacan por su juventud. Una vuelta de tuerca extrema al proyecto que convierte el inicio de Campeonato en una auténtica incógnita sobre cómo responderá un plantel casi imberbe a la exigencia competitiva. Sobre todo en el arranque de temporada.

Imagen del entrenamiento de ayer. / Foto: CD Mirandés

Mayor es aún la incógnita si se tiene en cuenta que en el encuentro de esta tarde solo habrá catorce futbolistas del primer equipo disponibles, de los que dos incluso han llegado esta misma semana y apenas han podido entrenar con sus nuevos compañeros. Son los mencionados Juanlu y Nico Serrano, que han arribado a Anduva a la vez que salía rumbo al Sur el jugador de referencia de las dos últimas temporadas, Víctor Meseguer.

Catorce jugadores a los que se suman cinco integrantes del filial: el meta Iago, los defensas Gudiño y Durán, el punta Caropitche y el mediocentro mirandés Nacho Castillo. Todos ellos han completado la pretemporada con el primer equipo, pero salvo sorpresa no competirán. Sí los recién llegados, como admitió ayer Etxeberria.

Quienes tampoco lo harán serán Gelabert y Simón Moreno, que siguen recuperándose de sus lesiones, ni Rementería. El de Bilbao, tras su mala temporada pasada, debía ganarse la confianza del entrenador en la preparación para seguir en el equipo y no lo ha conseguido. Su ausencia en una lista de circunstancias viene a ser la confirmación de que el futuro del interior está lejos de Anduva.

“Siento que estamos preparados y en condiciones de competir”, aseguró ayer Joseba Etxeberria en la primera previa de la temporada. Sabe que falta mucho, y posiblemente importante (el último nombre surgido es el del extremo del Espanyol Jofre Carreras) por llegar, pero quiere transmitir un mensaje de confianza en los chicos. Y confía en que Anduva vuelva a ser el jugador número 12 y se mantenga la especial relación que se gestó en las jornadas finales de la pasada campaña.

No será fácil el estreno. El primer rival, de momento, es todo un histórico como el Sporting de Gijón. Un equipo que el pasado curso pasó de liderar la categoría en el arranque a sudar la salvación, para lo que recurrió al regreso de Abelardo al banco. La mala experiencia llevó a que en El Molinón se haya hecho un esfuerzo importante este verano incorporando a jugadores contrastados para dar un salto de calidad al equipo como Cote, Pablo Insúa, Jony (aún no inscrito), Gio Zarfino, Pol Valentín, el exrojillo Cristo… Un bloque llamado a regresar a las posiciones de privilegio que medirá el potencial y el punto de cocción que tiene el equipo jabato.

Partido, por tanto, de estrenos y de incógnitas, pero sobre todo, como expresó Etxeberria, de muchas ilusiones en Anduva. El balón vuelve a rodar de manera oficial en Miranda de Ebro esta tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here