La situación generada por la llegada de la pandemia de Covid-19 provocó que muchos servicios vieran reducidos sus servicios ante la falta de usuarios y la necesidad de extremar las precauciones.

Es el caso ocurrido en el servicio municipal del autobús urbano de Miranda, que durante la pandemia vio cómo el número de pasajeros se reducía más y más a causa de las medidas sanitarias y del miedo existente entre la ciudadanía.

Por ello, la empresa concesionaria presentó una solicitud para que el Ayuntamiento les concediese una indemnización por la bajada de los ingresos fruto de la situación sociosanitaria del momento. Dichos ingresos, según han indicado desde la empresa de transporte, han sido inferiores a los marcados por el Consistorio en el estudio económico que sirvió de base para el pliego de condiciones del contrato de autobús urbano, el cual se entró en vigor el mismo mes de marzo del pasado año.

Tras la mencionada reclamación el servicio municipal de contratación elaboró un informe en el que se indica que resulta «evidente» que la situación sanitaria tuvo un carácter imprevisible, motivo por el cual exime al Ayuntamiento de asumir la totalidad del pago a causa del descenso del número de usuarios que utilizaron dicho servicio.

Sin embargo, reconoce que tal situación alteró de manera «radical» el equilibrio económico del contrato firmado, por lo que admite que el Consistorio sí debería asumir parte de esas pérdidas económicas.

Así, el Ayuntamiento de Miranda de Ebro ha acordado el restablecimiento del equilibrio económico de este servicio de autobús urbano del plazo correspondiente entre marzo a diciembre de 2021 por valor de 14.789,88 euros, la mitad de las pérdidas totales estimadas por la empresa Bus Miranda S.L. (29.579,76€).

Esta partida económica, según han indicado desde el Consistorio, no incluye los gastos derivados de la desinfección de los autobuses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here