La liberación de la AP-1 ha sido un auténtico bálsamo para la comarca de Miranda de Ebro por la cantidad de muertes que esta decisión ha evitado. Desde que se quitaran los peajes de la vía el 1 de diciembre de 2018 no se han vuelto a producir muertes en la N-I, en la que cada año se producían sucesos luctuosos por la peligrosidad de los choques frontales en una vía de alta ocupación. Y tampoco la AP-1, pese al notable alza de tráfico, ha sufrido decesos.

Lo que no ha evitado la liberalización de la vía son los accidentes, por supuesto. Y las consecuencias (materiales y personales) de las mismas. Esta última semana, de hecho, la AP-1 ha sufrido tres incidentes de diversa consideración que han conllevado, igualmente, retenciones de importancia: el pasado sábado duraron cerca de seis horas; el jueves cerca de diez y ayer viernes, dos.

El pasado sábado, la colisión por alcance entre dos vehículos a la altura del kilómetro 57 de la AP-1 (en sentido Burgos) pasadas las 9:30 horas ocasionaba, además de tres heridos (dos de ellos trasladados al hospital Santiago Apóstol) más de 20 kilómetros de retenciones pese al desvío de vehículos por la N-I. Los Bomberos de Miranda de Ebro tuvieron que excarcelar a alguna de las víctimas de dos coches que quedaron sobre la calzada, lo que imposibilitó habilitar los carriles con destino Burgos hasta pasado el mediodía. El suceso tuvo lugar en plena operación salida, lo que acrecentó los problemas.

El mayor atasco, sin embargo, no fue ese, sino el del jueves. El choque, en esta ocasión, afectó a dos camiones a la salida de los túneles de Pancorbo (kilómetro 64) poco después de las 8:00. Las labores de retirada de los vehículos pesados tardaron horas al transportar uno de ellos una mercancía peligrosa, de modo que hubo coches que permanecieron más de siete horas inmovilizados. Los carriles hacia Burgos estuvieron cortados hasta pasadas las 17:00 horas. Los dos conductores de los camiones (51 y 65 años) resultaron heridos.

Imagen del atasco del jueves. / Foto: @112cyl

Ayer llegó la tercera incidencia similar en la misma vía, en kilómetro similar (en esta ocasión en el 47, a la altura de Zuñeda) y nuevamente en sentido Burgos. La gravedad del suceso fue mucho menor que los anteriores (no hubo heridos y el tráfico solo estuvo retenido durante algo más de una hora), pero otra vez la vía se vio colapsada en pleno agosto. Dos camiones colisionaron y el tráfico se ralentizó de forma importante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here