El albergue de peregrinos de Miranda de Ebro ha recuperado ya los niveles de ocupación de camas previos a la pandemia e incluso «los supera por momentos». Así lo confirma José Ignacio Gutiérrez, presidente de la Asociación de Amigos del Camino en la ciudad y encargado de la gestión de dicho servicio de hospedería para peregrinos, quien afirma que el levantamiento de las restricciones y el descenso de los casos de Covid-19 ha hecho que la gente «pierda bastante el miedo» y vuelva a recorrer el Camino de Santiago.

A pesar de que durante los tres primeros meses del año apenas hubo cinco moradores en el albergue, en abril, primer mes en el que se comenzaron a levantar las restricciones sanitarias como el uso de la mascarilla, el número de ocupaciones se elevó hasta las 11 camas ocupadas.

El ascenso de ocupación continuó en el mes de mayo, que se tornó como el punto de inflexión definitivo a la hora de recuperar niveles previos a la pandemia. Un total de 24 peregrinos pernoctaron en el edificio mirandés, lo que supuso un retorno a la media de visitantes que se registraban en los años previos a la aparición del coronavirus. De ellos, 15 provenían de diversos puntos de Europa como Francia (11), Países Bajos (2) o Alemania (1); mientras que 9 eran españoles.

Ya en junio la ocupación decreció ligeramente hasta los 20 peregrinos. Esto, según el gerente del albergue, podría deberse a causas «totalmente ajenas al albergue y al propio Camino», como lo pueden ser las olas de calor vividas o los incendios sufridos en Navarra, una zona próxima a la ruta del Camino que pasa por Miranda.

Una vez más, el número de visitantes extranjeros superó al de españoles (11 a 9), lo que supone un hito nunca antes visto en la ciudad del Ebro. Además, sorprenden «los altibajos» que se están viviendo, con jornadas en la que se hospedan hasta 4 peregrinos a la vez y semanas en las que únicamente pernocta uno.

El albergue de peregrinos de Miranda cuenta con un aforo total para nueve personas, con tres literas, dos sofás y una cama plegable.

Desvío de peregrinos en Armiñón

Una de las luchas constantes que vive Gutiérrez es la de evitar el «constante desvío» de peregrinos hacia La Rioja una vez que llegan a la zona de Armiñón, en vez de continuar el camino hasta llegar a Miranda. Según él, esta decisión de los peregrinos se debe a que en la comunidad riojana el Camino de Santiago está reconocido como bien de interés turístico, mientras que en Castilla y León, la segunda región con más kilómetros de Camino, no lo ha reconocido como tal.

Dicha declaración ayudaría a dotar de notoriedad a las rutas castellanoleonesas, entre las que se encuentra el tramo del Camino de Santiago que transcurre por Miranda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here