En lo que va de 2022, nada menos que 58 personas han perdido la vida en accidentes de tráfico ocurridos en las autopistas y autovías de Castilla y León.

Ante este trágico dato, la Dirección General de Tráfico (DGT) reforzará la presencia de controles de velocidad y distracciones en las carreteras de la región.

De esta forma, «más de mil agentes y funcionarios» velarán por la seguridad en carretera de los castellanoleoneses, según ha indicado la delegada del Gobierno en la comunidad autónoma, Virginia Barcones, quien ha calificado de «dramáticas» las cifras de muertes registradas.

Pese a la presencia de estos controles y agentes en carretera, Barcones ha asegurado que este dispositivo conjunto de la DGT y la Guardia Civil está preparado para no afectar en sobremedida a la fluidez del tráfico en la región. En este sentido, indicó que la Guardia Civil utilizará coches camuflados y cámaras fijas para descubrir así a las personas que pongan en peligro su vida y la del resto de conductores.

Al mismo tiempo, anunció que la siguiente campaña se centrará en los atropellos en vías interurbanas, accidentes que el pasado año se cobraron la vida de once personas en Castilla y León.

Se trata de la primera de las cuatro operaciones especiales de tráfico que se desarrollarán durante el verano en Castilla y León, época en la que se calcula que habrá alrededor de diez millones de desplazamientos por carretera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here