La central nuclear de Santa María de Garoña ha realizado su simulacro anual con el supuesto de un sismo, que ha sido el punto de partida para realizar un ejercicio en el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

El simulacro, de periodicidad anual, es preceptivo, según los requerimientos que establece el Plan de Emergencia Interior. En este ha participado el Consejo de Seguridad Nuclear y la Dirección General de Protección Civil y Emergencia, siguiendo en todo momento su desarrollo a través de una comunicación permanente por vídeoconferencia entre Consejo de Seguridad Nuclear y la Subdelegación del Gobierno.

La simulación comenzó con una emergencia de rápida evolución originada por un sismo de gran magnitud que ocasiona un corte de energía eléctrica prolongado, y problemas con la retención del agua de la piscina de combustible gastado y con el sumidero final de calor, llevando a declarar Categoría III del plan de emergencia de interior (PEI) y a ejecutar estrategias de mitigación, en las que parte de la plantilla resultó herida y contaminada.

Tomando, por tanto, como punto de partida la notificación del suceso iniciador, la Subdelegación del Gobierno ha realizado el ejercicio operativo Cecop -que forma parte del simulacro, pero cuya puesta en marcha es optativa- que ha incluido diferentes actuaciones.

Estas son alarma y localización de los miembros del Órgano Ejecutivo (OE) del Plan de Emergencia Nuclear Exterior (Penbu); constitución y activación del Cecop en las instalaciones de la Subdelegación; comunicaciones y notificaciones con el resto de los centros de coordinación –Comandancia de la Guardia Civil, delegaciones de Gobierno, Centro de Coordinación Operativa de la Administración Local (Cecopal) de los ayuntamientos afectados y Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (Cenem)-, y vigilancia, en tiempo real, de las actuaciones previstas.

El subdelegado, como director del Penbu, considera de enorme relevancia recurrir a la activación de este plan y el Cecop, aunque no sea obligatoria, “pues, a pesar de la baja probabilidad de que se dé un suceso de estas características y del tiempo que la planta lleva sin funcionar, se deben ensayar todas las actuaciones a realizar en una emergencia porque supondrán una mayor garantía de éxito a la hora de afrontarla”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here