Las obras de conservación de la cubierta del Conservatorio Municipal “Dionisio Diez”, contratadas por el Ayuntamiento de Miranda de Ebro por importe de 41.372 euros, ya han concluido.

Con esta actuación, que comenzó a finales del mes de abril, han permitido eliminar los problemas de filtraciones de este emblemático edificio, mejorando además el acceso a la cubierta para futuras labores de mantenimiento de los elementos externos. La intervención también ha permitido sustituir los faldones de teja cerámica existentes.

Según avanzan desde el Consistorio mirandés, estas obras han supuesto la construcción de un nuevo canalón oculto de chapa galvanizada separado del borde del patio, colocado en proyección vertical del límite de la cubierta de policarbonato. De esta manera, se facilita el acceso para su mantenimiento, tanto desde el exterior como desde el interior del bajo cubierta al quedar a mayor altura sobre el nivel del forjado.

También se ha retirado parte de la cubierta de teja para su sustitución por otro canalón oculto apoyado sobre lámina impermeable transpirable, además de la colocación de un canalón más en el borde de la cubierta de policarbonato para evitar el vertido libre de agua de lluvia. Finalmente, los faldones de teja cerámica curva del edificio principal, que tenían tejas rotas y desplazadas, se han retejado.

Labores de mejora de la accesibilidad en la cubierta del Conservatorio

El concejal de Obras, Adrián San Emeterio, ha recordado que se trata de un proyecto «recogido en el programa electoral del Equipo de Gobierno y que se planteó para dar solución a las necesidades exigidas para el edificio». De esta forma, insiste en concejal, se han solucionado los problemas existentes como «las filtraciones de agua, además de la mejora del acceso para las labores de mantenimiento de todos los elementos de la cubierta de paneles de policarbonato, y el retejado de los faldones existentes de teja cerámica curva».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here