La Fiscalía ha rebajado la petición de prisión al hombre acusado como presunto autor de un delito de acoso a un menor de edad en Miranda de Ebro. De esta forma, la pena solicitada se reduce de seis años a seis meses. El hombre, de 42 años de edad, fue acusado por acosar, coaccionar y retener contra su voluntad presuntamente a un menor de edad en 2019, delitos por los que la Fiscalía reclamaba seis años de prisión. 

El principal motivo para esta modificación de la pena reclamada se basa en las contradicciones observadas entre los testimonios ofrecidos por el acusado J.L.S., el denunciante y uno de los testigos, argumento suficiente para el Ministerio Público para suprimir el delito de detención ilegal que en un primer momento se imputaba.

Pese a este cambio de rumbo sí se mantiene la acusación de acoso y coacción por parte de J.L.S. en base a las pruebas presentadas, como los registros de llamadas continuas o el móvil que supuestamente destrozó el denunciado después de quitárselo por la fuerza para comprobar los mensajes que había enviado.

Así las cosas, la acusación pide una orden de alejamiento y una compensación económica de seis euros diarios durante los 12 próximos meses por el teléfono y mantiene su petición de seis años de prisión.

Por su parte, la defensa ha solicitado la absolución del acusado, a la espera de que se dicte una sentencia definitiva.

Precendentes

Los hechos ocurrieron hace tres años. El acusado, de 42 años de edad, entabló una relación de amistad con la supuesta víctima y, según la Fiscalía, J.L.S. comenzó a controlar y a acosar al joven mediante llamadas a sus amigos para saber dónde y con quién estaba, además del envío de diversos mensajes amenazantes. Esto provocó que la víctima bloqueara su número.

Sin embargo, J.L.S. siguió presuntamente el acoso mediante otras vías, hasta que un día pidió explicaciones al menor cuando se encontraba en un bar con amigos. La víctima accedió a hablar con él en su coche, momento en el que el acusado cerró los pestillos del vehículo y «pegó un fuerte acelerón y se llevó a la víctima contra su voluntad», según el escrito presentado por la Fiscalía.

Dentro del vehículo, el supuesto acosador le arrebató el móvil a la víctima y detuvo el coche para comprobar lo que había en él, momento en el que el menor huyó, por lo que acto seguido el acusado lanzó el teléfono al suelo.

Como medida preventiva, desde el mes de diciembre de aquel 2019 el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Miranda prohibió al acusado acercarse a menos de 500 metros de la víctima, así como intentar ponerse en contacto con el mediante cualquier medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here