La pasada semana, el Partido Popular lamentaba que la biblioteca Cervantes no hubiera cerrado aún sus puertas y pedía que habilitaran más espacios de estudio en la localidad. Venía el recordatorio a cuento de que las previsiones del equipo de Gobierno es que el edificio esté abierto las 24 horas del día en épocas de exámenes.

Una obra que se esperaba tener terminada hace tiempo, pero que la burocracia y la pandemia han impedido que sea ya una realidad. Ahora, sin embargo, parece que el final feliz está cercano, ya que la intención del equipo de Gobierno mirandés es tener disponible el edificio en los primeros meses de 2022.

Así lo aseguró hace unos días la alcaldesa de Miranda, Aitana Hernando, quien aseguró que se estaba procediendo ya al montaje e instalación del mobiliario del inmueble. La llegada del mismo se había visto afectada por la crisis de abastecimiento, lo que obligó a la empresa adjudicataria de las labores, Metulandia, a solicitar una prórroga.

El siguiente paso es que llegue a Miranda el equipamiento informático, multimedia, de seguridad y control para el edificio. La Junta de Gobierno adjudicó hace dos semanas los lotes, momento a partir del cual se inicia el periodo de firma de los contratos, tras el que las adjudicatarias tendrán 45 días de plazo para completar el proceso y tener, entonces sí, al completo la biblioteca y lista para su apertura al público tras largos años de espera.

Como explicó igualmente en aquella comparecencia la primera edil, el Consistorio ya trabaja en definir el modelo de gestión de la biblioteca: el horario; la distribución de las actividades a acoger, evitando vaciar de contenido la Casa de Cultura; y cuánto persona se necesita para ofrecer todos los servicios previstos. En este último aspecto es preciso, igualmente, saber si con las actuales siete personas vinculadas a la biblioteca de la Casa de Cultura (algunas compartidas con el Apolo) es suficiente (parecer que no lo será) o hace falta aumentar la plantilla. La idea del equipo de Gobierno es ampliar la plantilla y en épocas de necesidad (como por ejemplo, la llegada de los exámenes), ampliar con personal externo.

El del personal es precisamente uno de los aspectos a tener en cuenta de cara a la elaboración del presupuesto municipal de 2022.

Artículo anteriorYuri frustra al Mirandés
Artículo siguienteCastrillo Mota de Judíos amanece lleno de insultos y amenazas anti semitas y contra su alcalde, Lorenzo Rodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí