El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, ha admitido esta mañana en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno la «preocupación» del Ejecutivo ante el incremento de la incidencia acumulada por la Covid-19 y ha añadido que se está estudiando la posibilidad de que, en caso de ser necesario adoptar medidas restrictivas, estas vayan destinadas a las personas no vacunadas.

Así lo ha asegurado el representante del Ejecutivo, que igualmente ha llamado a los no vacunados por voluntad propia (de quienes ha dicho que por iniciativa propia se han establecido en situación de “riesgo”) de la Comunidad a ponerse las dosis correspondientes del suero contra la Covid-19. Y es que, según ha adelantado, si la incidencia sigue subiendo y ello conlleva un repunte de la incidencia hospitalaria, las medidas a tomar por el Gobierno regional estarán encaminadas a restringir los contactos de estas personas al igual que sucede ya en Galicia, donde se ha establecido la exigencia de disponer del pasaporte Covid para acceder a determinados espacios.

Francisco Igea ha apuntado, en primer lugar, que la respuesta al aumento de la actividad del virus SARS-CoV-2 de momento no se está dejando sentir en las unidades de hospitalización y UCI, donde el 34 por ciento de los 18 ingresados por Covid carecían de la pauta vacunal. Además, ha aseverado que se vigila la evolución y aparición de las nuevas variantes por parte de los profesionales de la Salud Pública. El vicepresidente ha aclarado también que España no es una «isla» y que los servicios de prevención «no están relajados» y que es posible, en estos momentos, mantener el nivel de actividad actual siempre que se mantengan las medidas preventivas.

La recuperación de medidas restrictivas, en todo caso, será analizada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y, en principio, se limitarían a lugares cerrados, de acceso libre al público.

«Esto no está más que en periodo de estudio, no es este el momento, pero empieza a preocuparnos la subida de incidencia», ha reconocido antes de añadir que la petición de los usuarios del AVE a Renfe de exigir el certificado de vacunación a los que se suban a un tren va en la línea de lo que la Junta haría si subiera la incidencia, ya que los lugares cerrados son los de mayor riesgo, ha recordado. Además, ha apuntado que las restricciones deben aplicarse a quien más riesgo personal tiene de contraer la enfermedad y de transmitirla.

De hecho, el vicepresidente ha indicado que en su viaje reciente a Bruselas pudo comprobar que no se entra en ningún lugar sin enseñar el Código QR correspondiente al pasaporte Covid. «Vamos a intentar evitar las medidas restrictivas», ha comentado, pero ha recordado que lo lógico es que las restricciones sean para las personas no inmunizadas. «Todo el arsenal de medidas tiene que estar a disposición en el caso de que las cosas vayan más allá de lo que esperamos», ha concluido.

La población no vacunada de Castilla y León corresponde, en su mayoría, a un tramo de edad de entre los 20 y los 55 años y supone en torno a un 20 por ciento de la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here