Eran las siete de la tarde del viernes cuando una señora fue a sacar dinero al cajero de una entidad bancaria en Miranda de Ebro. Más concretamente a una oficina de la Calle de los Comuneros de Castilla. En una de las ranuras del cajero, bien por olvido, bien por error del sistema, la buena mujer se topó con un buen fajo de billetes, más de 500 euros.

La sorprendida mujer, ni corta ni perezosa, se acercó a las dependencias de la Policía Local de Miranda de Ebro, donde entregó los billetes. Los agentes de la Policía Local se pusieron en contacto con la entidad bancaria para hacerles conocedores de los hechos, unos hechos que ya conocían al detectarlos el sistema informático y que eran coincidentes en tiempo y en cantidad económica con el dinero entregado por la buena samaritana.

El dinero quedó depositado en las dependencias policiales y ya ha sido recogido por los agradecidos responsables de la entidad financiera. Aún queda gente honrada, debieron pensar los trabajadores de la oficina de Comuneros de Castilla.

Artículo anteriorTudanca insiste en la reversión del HUBU, el PP le pide que exija al PSOE inversiones para Burgos
Artículo siguienteSe empieza a sancionar con 200 euros el circular por la acera con patinetes y bicicletas

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí