El próximo miércoles, día 27 de octubre, se celebra el Día del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Un día que en el que lo importante es no despistarse ante un problema que afecta a entre el 5 y el 8% de la población en edad escolar. Un trastorno problemático, pues muchas veces es difícil de detectar y llega a provocar problemas que con una atención adecuada pueden evitarse.

Para evitar estos problemas, en Miranda de Ebro, existe AMIDAHI (Asociación Mirandesa de Afectados por TDAH), una asociación que lleva varios años luchando por visibilizar este trastorno e integrar a los pequeños y sus familias que sufren el TDAH.

Estos menores, que hace unos años eran calificados simplemente como “movidos”, “inquietos” o incluso “despistados”, reciben una ayuda muy importante desde AMIDAHI. Lo hacen de la mano de profesionales, entre los que destaca una psicopedagoga, pero también de otras familias con pequeños en la misma situación que los suyos. Son más de 35 familias las que atiende la Asociación, familias que gracias a los programas de AMIDAHI pueden acceder a cursos de ayudas de técnica de estudios y técnicas de desarrollo de habilidades sociales. Cursos que son básicos e imprescindibles para que los jóvenes estudiantes puedan alcanzar el nivel de estudios que sus compañeros sin TDAH alcanzan con normalidad. Para estos pequeños es muy difícil centrarse y estos cursos les ayudan a aprovechar mejor el tiempo y conseguir lograr los objetivos académicos, pero también los sociales, los objetivos de convivencia con sus iguales. “Les sirve para organizarse y mantener la atención. Con trabajo y apoyo son capaces de llegar a donde deben, a asimilar los conceptos igual que hacen el resto de sus compañeros”, asegura Mariluz Gaviña desde la asociación. Y es que para estos muchachos es muy importante sentirse apoyados y valorados por la asociación y las familias.

Durante la pandemia los niños han seguido recibiendo atención presencial la mayor parte del tiempo. Tal y como reconocen desde la asociación “ha sido todo un reto, pero era necesario hacerlo”.

Grupo de familias

AMIDAHI quiere ahora retomar las reuniones en grupo de familias. Una actividad que sí se vio obligada a suspender por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Estas reuniones, sirven para tratar los temas del día a día, las problemáticas y las ilusiones tanto de los niños como de las familias. En estas citas siempre se trabaja, además, un tema relativo a la educación. “Las familias son muchas veces las que más frustradas están, incluso más que los hijos”, reconoce Gaviña. La responsable asegura que “cualquier pequeño éxito ha de ser valorado para aumentar la autoestima de los niños y familias”. Dentro de una semana o dos podrán hacerlo, después de llevar desde marzo de 2020 sin poder hacerlo.

Estás reuniones son especialmente importantes para las familias nuevas, hay familias que sufren por sentirse diferentes y el contacto con otras en situación similar junto a la posibilidad de compartir experiencias son una ayuda de vital importancia.

Acoso escolar

Hay muchos de estos niños que han sufrido acoso escolar. En este sentido, se hace necesario que los niños aprendan a tolerar las diferencias, que lo vean como algo enriquecedor. Un trabajo que se debe hacer tanto desde las familias, como desde los colegios.

Por eso piden a los docentes, colegios y administraciones que, a pesar de que las horas de estudio son muy apretadas, “se debería de atender más a lo emocional, a la tolerancia, a evitar la frustración y a evitar abusos”.

Llamamiento a las administraciones

Desde AMIDAHI quieren hacer un llamamiento a las administraciones regional y nacional. Exigen un protocolo regional obligatorio a la hora de detectar nuevos casos de TDAH. Un protocolo que ahora no lo es. La Asociación quiere que la atención a los menores que tienen TDAH no dependa solo de la buena voluntad de los docentes y los orientadores escolares. Para ello entienden necesario que se facilite la comunicación y la actuación entre los profesionales de los servicios sanitarios, los profesores, el menor y la familia. Ahora son los orientadores en los colegios los que, a petición de los padres o de un maestro, realizan una evaluación previa del alumno para conocer si presenta o no síntomas. Hasta que el informe, que a veces tarda meses, no está disponible, no se pone el caso en manos de los servicios sanitarios. A partir de ese momento, será un médico quien dictamine si el menor padece TDAH, pudiéndole derivar a servicios especializados para abordar el tratamiento. El colegio, una vez realizado el diagnóstico completo también deberá aplicar medidas, adaptar las técnicas de aprendizaje y sistemas que sirvan para modificar su conducta, mejorar su capacidad de atención o controlar su impulsividad. 

El problema surge cuando no se encuentra en los colegios apoyo real a la situación. No todos los docentes son igual de proactivos y muchos casos se quedan sin detectar. Desde AMIDAHI reclaman “más empatía” y “paciencia” para unos alumnos que ya están dentro de un “contexto complicado para ellos”.

Sin becas

AMIDAHI como miembro de la Federación Regional y de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH), presentó hace 20 días, y de la mano del despacho de abogados Lawyou, un recurso al Ministerio de Educación por excluir discriminatoriamente de las ayudas al estudio y subsidios para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo a 20.000 menores con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad) en toda España.

El artículo 7 del Real Decreto 471/2021 concreta las ayudas a cuatro grupos específicos del alumnado NEAE (trastorno grave de conducta, trastorno grave de comunicación, autismo y altas capacidades), dejando fuera a alumnos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), dislexia, discalculia o disortografía. Este grupo, para poder optar a las becasdeberá acreditar un 33% de discapacidad, lo que para AMIDAHI y FEAADAH «es una decisión absolutamente discriminatoria».

Según reconocen desde la Federación «la presentación de esta demanda pone de manifiesto que la sociedad tiene una deuda con el TDAH, un trastorno del neurodesarrollo que sufren 415.000 niños en este país, de los que 20.000 deberían poder aspirar a obtener las ayudas educativas. Las familias afectadas llevan más de cuatro años solicitando que se modifique el Real Decreto y que se añada específicamente un quinto apartado en el que se incluya a estos niños.

La exclusión de este colectivo en las becas que convoca anualmente el Ministerio de Educación es «una discriminación, además de obvia, flagrante, que deja en riesgo social, personal y educativo a los menores más desfavorecidos y que sin esta ayuda no podrán disponer de un refuerzo educativo”. Por eso los familiares de los menores con TDAH reclaman al Ministerio que de respuestas prioritarias a quienes, con un trastorno del neurodesarrollo acreditado científicamente, encuentran dificultades a su desarrollo humano y formativo».

Agradecimiento al Ayuntamiento de Miranda de Ebro

AMIDAHI quiere agradecer al Ayuntamiento de Miranda de Ebro su implicación. Una implicación que se produce a través de un convenio económico “imprescindible” que ayuda a financiar su funcionamiento. Pero también a través de la cesión de un local municipal, que comparten con otras dos asociaciones, y que les sirve para desarrollar los talleres y las reuniones entre las familias. Eso sí, AMIDAHI siempre cobra una pequeña cantidad a las familias por su participación en las actividades para terminar de cubrir gastos.

Un Ayuntamiento que ha dado un paso más para visibilizar este trastorno y que con motivo del Día del TDAH teñirá su fachada de color naranja el próximo miércoles, 27 de octubre. Una acción que se enmarca en la celebración del Mes Europeo del TDAH, que está teniendo lugar en octubre.

Artículo anteriorUna derrota accidental
Artículo siguienteArturo Pascual es reelegido presidente del PP de La Bureba

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí