Jornada intensa de trabajo para la policía de Miranda de Ebro en el día de ayer. Hasta dos veces tuvo que intervenir la Policía tras las actuaciones delictivas producidas ayer. Los amigos de lo ajeno atacaron coches y un trastero en la capital del Ebro.

A las 07,05 horas, la Policía Local recibía una llamada de un vecino de Miranda de Ebro en la que alertaba de como un hombre y una mujer se encontraban escondiendo una silla de niño en unos setos en el Poblado de Los Ángeles. Allí acudió rauda una patrulla de la local.

Tras conversar con el hombre que había realizado la llamada y que este les facilitase los datos del vehículo en el que había huido la pareja, los municipales procedieron a inspeccionar la zona. En la misma detectaron un vehículo del cual se había sustraído una silla de bebé. Tras esto, se personó en el lugar la propietaria del vehículo y de la silla sustraída que denuncia igualmente los hechos.

La policía pudo observar a un hombre y a una mujer cerca del lugar, procediendo a su identificación. Una identificación que corroboraba más tarde el testigo que les acusó de ser los autores del delito.

La Policía Local, logró localizar un vehículo, que se encontraba con las puertas abiertas, y en el que halló el botín de los rateros. Nada menos que un teléfono móvil, cuatro radiocasetes y un Mp3, que se sumaban, así, a la silla para el transporte de bebés.

Estos elementos robados fueron recogidos y depositados como pruebas. Asimismo, el vehículo fue retirado por la grúa y trasladado al Depósito Municipal, al estar aparcado sobre la acera. Cuando el propietario, ya identificado, quiso hacerse cargo del vehículo, se procedió a su detención por parte la Policía Local.

Robo en un camarote

No había acabado aún la jornada cuando la Policía Local tuvo que intervenir de nuevo. Corrían las 18:25 horas cuando efectivos del Cuerpo Nacional de Policía daban aviso de un posible robo en un camarote de un edificio de viviendas de la ciudad. Según expresaba el denunciante habían desaparecido algunas piezas de su bicicleta dentro de su propiedad.  Personados los agentes, comprobaron como en el cuarto trastero común, la sala de bicicletas, una persona desconocida había cambiado una pieza de manillar por otra. Al parecer, se trata de un posible robo con fuerza, puesto que los agentes personados pudieron comprobar que la potencia a la que han dejado la puerta no ajusta de manera correcta. A falta de poder localizar al pillo que pegó el cambiazo de manillar, la policía informó al afectado de los trámites a seguir para presentar la correspondiente denuncia que permita a los efectivos policiales y judiciales continuar con su trabajo.

Artículo anteriorProliferan los vertederos ilegales en Miranda
Artículo siguiente40 empresas participarán en el V Foro de Empleo de Miranda

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí