La Guardia Civil ha puesto en marcha equipos de asesoramiento, prevención y respuesta en materia de ciberdelincuencia, con el objetivo de reforzar la respuesta de los operativos ante estafas en la red. Y es que este tipo de delitos a través de la red, sobre todo de estafas, ha aumentando considerablemente en los últimos años, empleando métodos novedosos como el «ataque del intermediario». En Miranda de Ebro el caso más sonado de los últimos meses fue un delito de amenazas a un periodista.

En la provincia de Burgos por el momento solo se ha creado un «equipo @», con un total de tres agentes, que perseguirán los delitos de ciberdelincuencia de toda la provincia. Estos grupos representan el primer nivel de respuesta específica a la cibercriminalidad, apoyando a las unidades territoriales y a la Policía Judicial y potenciando una interlocución de calidad con las víctimas. Por el momento solo se ha habilitado un equipo para la Comandancia de Burgos, por lo que el puesto de Miranda de Ebro todavía no cuenta con este departamento específico.

Y es que la cibercriminalidad ha ido incrementándose de manera significativa en los últimos 5 años y más desde el inicio de la crisis sanitaria por la Covid-19. La explicación es clara: el uso de Internet ha experimentado un auge por las medidas de confinamiento y se ha utilizado más la red para gestiones administrativas, transacciones comerciales y relaciones sociales y personales.

El mayor empleo de internet ha ido acompañado de una subida de los presuntos delitos relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones, como muestran los datos ofrecidos, hace pocos días, por el Ministerio de Interior en 2020, donde crecieron un 32% respecto al año anterior.

Entre 2016 y 2020, las unidades de la Guardia Civil han registrado un aumento de cerca del 139% del número de ciberdelitos. Hace 5 años, la cibercriminalidad representaba un 4,5% de los delitos. En 2020, este tipo de delincuencia ya representaba el 11,9%, y en el primer semestre de 2021, suponen el 13,65% del total de la delincuencia (33.264 delitos en los seis primeros meses de este año, con subidas más significativas los primeros 4 meses; representan un 41,35% más que en 2020). Dicho de otra forma: actualmente, uno de cada ocho delitos cometidos en demarcación de la Guardia Civil están relacionados con internet, mientras que hace un lustro, esa proporción era uno de cada 20.

La delincuencia a través de la red es heterogénea: delitos contra el honor, contra la propiedad industrial e intelectual, amenazas y coacciones, contra la libertad sexual, y entre todos, el delito más común es el fraude informático, que acapara casi el 80 por ciento del total de hechos presuntamente delictivos.

En lo referente al perfil del ciberdelincuente, es hombre (el 73% de los detenidos o investigados), de entre 26 y 40 años, nacionalidad española y presuntamente implicado en la comisión de fraudes informáticos, amenazas y coacciones y delitos sexuales.

Así las cosas, para luchar contra este fenómeno la Guardia Civil ha creado los llamados Equipos @. Se trata de 84 equipos formados para esta tarea en todo el país, con la incorporación de 304 hombres y mujeres guardias civiles que orientarán su trabajo a combatir el cibercrimen. Cada una de nuestras Comandancias dispone de uno de estos grupos, y en función del tejido industrial, nivel demográfico y servicios de los territorios, en algunas provincias se ha establecido un despliegue más amplio que afecta también a algunas Compañías.

Equipos @

Estos 84 Equipos @ territoriales situados en las Comandancias trabajan coordinados técnicamente con el Equipo @ Nacional, que a su vez está encuadrado en la estructura de la Jefatura de Policía Judicial. Se encargarán de:

  • Reforzar la respuesta del Cuerpo en materia de ciberdelincuencia, en particular, ante las estafas en la red, que constituyen uno de los principales problemas en este ámbito.
  • Recibir aquellas denuncias por ciberdelito que, por su grado de complejidad, precisen una intervención específica, además de elaborar los informes que se establezcan y supervisar la calidad de la grabación de las denuncias recibidas.
  • Asegurar la atención a las víctimas y perjudicados del ciberdelito.
  • Ofrecer un asesoramiento y proporcionar una atención específica a ciudadanos y empresas sobre todo lo relacionado con la ciberdelincuencia, específicamente con las estafas en la red.
  • Asesorar y orientar a los miembros del Cuerpo de las unidades territoriales que reciban denuncias por ciberdelito, sobre todo estafas en la red.
  • Generar un despliegue de unidades, los Equipos @ que favorezca el conocimiento temprano de los ciberdelitos que se cometen en el territorio, que multiplique las capacidades de investigación y de atención a las víctimas.
  • Realizar investigaciones básicas relativas a la cibercriminalidad con arreglo a lo recogido al Plan de Actuación de Policía Judicial de cada Comandancia, elevando a los equipos especializados las investigaciones más complejas.
Artículo anteriorCinco heridos leves, balance del puente del Pilar en las carreteras burgalesas
Artículo siguienteLa Junta anuncia un incremento de hasta el 15% en becas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí