El fin de las restricciones en hostelería, aunque manteniendo la necesidad de mantener la distancia social de 1,5 metros entre mesas y/o grupos, ha permitido a los establecimientos de Miranda respirar aliviados y comenzar a ver la luz al final del túnel. Especialmente a los dedicados al ocio nocturno, que han mejorado su facturación con respecto a semanas precedentes hasta en un 200 por ciento, según afirma el presidente de la Asociación de Hostelería Altamira, José Rey.

A pesar de que la segunda quincena de septiembre es tradicionalmente (fin de las vacaciones y los gastos elevados del verano) un periodo de peores ‘cajas’, sí se ha notado un ligero incremento también en bares con respecto a semanas precedentes. Menos se han beneficiado los restaurantes, ya que la distancia de 1,5 metros se mantiene, lo que impide ampliar aforos. Y sí en buena medida el ocio nocturno, que ha sido el más perjudicado dentro del sector en toda la pandemia.

“El consumo en barra es lo que nos da la vida, especialmente a los establecimientos de ocio nocturno”, relata Rey. “Favorece la rotación, que la gente se mueva de bar en bar y se incrementen las consumiciones”, recuerda el representante de los hosteleros mirandeses. Y es que hace el pasado martes, en toda Castilla y León el consumo se limitaba a mesas y terrazas, lo que restaba mucho espacio y limitaba los aforos de manera notable. “No se puede ahora entrar tanta gente como antes de la pandemia, pero poco a poco vamos recuperando la normalidad”, admite Rey.

Un Rey que cree que será tras las navidades cuando la situación empiece a encontrarse en una ‘normalidad’ más cercana a la que recordamos. “Creo que, salvo hecatombe, muchas de las restricciones que hemos sufrido no van a volver. Los políticos se han dado cuenta de que no solo los empresarios, sino toda la ciudadanía estamos hartos, y tendría que ponerse la cosa muy seria para que retrocedamos tanto”, afirma.

Actividades

Ahora, ya con los cierres empezando a quedar en el olvido, los hosteleros provinciales trabajan en futuros eventos de dinamización del sector y atracción de clientela de localidades limítrofes. La Federación Provincial ha cerrado esta mañana los detalles de la celebración, los días 16 y 17 de octubre, de la Ruta de la Gilda. Y justo a continuación, desde el día 18 de octubre hasta el 1 de noviembre, se desarrollarán las Jornadas del Desayuno. “Es el momento de volver a estar activos, movernos y dinamizarnos”, resume José Rey.

Artículo anteriorEl Santiago Apóstol recibe un ingreso dos semanas después
Artículo siguiente“El partido ante el Burgos va a ser especial”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí