Las críticas efectuadas por Izquierda Unida y Podemos en un comunicado conjunto al respecto del proceso de licitación del Centro Sociocultural de Mayores (CSM) no han sido bien acogidas en el seno del equipo de Gobierno, motivo por el que el concejal de Servicios Sociales, Pablo Gómez, ha aportado sus valoraciones en otro comunicado remitido a los medios.

Explica el mismo que el anterior proceso de licitación para la gestión del CSM fue declarado desierto y que, por este motivo y con el objetivo de poner de nuevo en marcha el citado servicio, el Ayuntamiento decidió continuar con el proceso a través de un procedimiento negociado y sin publicidad. Una fórmula “absolutamente legal y que se ha dado en procesos licitatorios anteriores en el Ayuntamiento de Miranda y en otros ayuntamientos del país, ya que es una fórmula legal establecida” indica el edil.

“Afirmar que se trata de una fórmula “peligrosa e injusta” es pretender nuevamente sembrar la duda y la sospecha en los procedimientos de contratación del Ayuntamiento; una técnica de oposición a la que nos tiene acostumbrados Izquierda Unida y a la que lamentablemente en esta ocasión se ha sumado Podemos. ¿En qué se basan para afirmar ese presunto peligro y esa supuesta injusticia?”, se pregunta el responsable del área de Servicios Sociales.

Respecto al comité de expertos, el edil socialista señala que “su existencia no es obligatoria por ley como sí sucede en otro tipo de contratos, no sólo del departamento de Servicios Sociales sino del Ayuntamiento en general, por lo tanto, prescindir del comité de expertos no afecta en absoluto ni a la legalidad del proceso ni a la garantía de la calidad del mismo”, asegura.

“La voluntad del Equipo de Gobierno es la apertura, en el menor tiempo posible, del CSM y por eso continuaremos con el proceso de licitación para adjudicar su gestión, proceso ya iniciado. Mientras unos trabajamos para reabrir el servicio, otros trabajan para impedir su reapertura”, añade Gómez. “Hay que tener en cuenta también que el proceso de licitación debe estar terminado a fecha 31 de agosto de 2021 para mantener la subrogación del personal. Con la medida que se plantea desde IU y Podemos los plazos se dilatarían en el tiempo más allá de esta fecha. ¿Es que ahora no les importan los trabajadores?”, se pregunta Pablo Gómez.

“Parece que lo que molesta tanto a Izquierda Unida como a Podemos Miranda es que el equipo de Gobierno trabaje por la ciudad y nos hacen pensar que están cómodos con el CSM cerrado. Hemos observado durante estos 6 años como IU hacía una oposición corrosiva y destructiva, confío en que Podemos no se sume a esta tendencia radical que no beneficia en absoluto a la ciudad” afirma el concejal. “Conocen el procedimiento, tienen acceso al expediente y pueden preguntar a los técnicos y a mí como, algo que no han hecho puesto que hacerlo les hubiera impedido tener un espacio en la prensa local que es, al parecer, lo único que les importa”, concluye el edil.

Artículo anteriorLa reforma de una vivienda tutelada que gestiona Aspodemi costará 113.600 euros
Artículo siguienteNuevo descenso en los contagios y ralentización del auge de la incidencia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí