Los efectivos del Parque de Bomberos de Miranda realizaron, durante el pasado año, un total de 693 salidas de todo tipo a Miranda ( y su comarca. De todas ellas, la mitad (330) se refieren a labores de salvamento, mientras que 126 eran para sofocar incendios, 36 asistencias técnicas y, salvo el listado de actuaciones destinadas a regresar al parque sin llegar a atender al paciente (46), se atendieron hasta 155.

Así se desprende de los datos recogidos en la Memoria de Bomberos de Miranda de 2020, un documento meramente formal y en el que se pone de manifiesto que, a pesar del confinamiento, el número de actuaciones no se vio mermada, moviéndose la cifra en unos guarismos muy similares a los de los años anteriores (entre 700 y 800). En los próximos ejercicios estas cifras, previsiblemente, se mantendrán, ya que el convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación para que los bomberos mirandeses presten sus servicios en la comarca se firmó antes de concluir 2020.

El documento, sin embargo, sí muestra un dato preocupante acerca de la estructura del cuerpo. Y es que casi la mitad (el 43 por ciento) de los efectivos tiene más de 50 años (12 sobre 49), lo que da muestras de un Parque envejecido con una edad media de 47,85 años. Una situación que obligará en breve al Consistorio a buscar nuevos empleados en próximas convocatorias para evitar que la edad media siga creciendo. En los tramos de edad entre los 21 y los 40 años, de hecho, solo hay siete trabajadores sobre un total de 28, solo uno de cada cuatro (el 24 por ciento del global).

Destacar, en último lugar, que el presupuesto del Parque de Bomberos fue el pasado ejercicio de un total de 2.084.203,79 euros, de los que la práctica totalidad de la partida se destinó a personal, 1.917.811,02 euros.

Artículo anteriorLa tasa de incidencia supera los 800 puntos tras otro importante aumento de contagios
Artículo siguienteBorja Suárez, nuevo presidente del PP burgalés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí