Los hosteleros de Miranda de Ebro sienten “alivio” al haber accedido Castilla y León al nivel 1 de alerta sanitaria por la mejora de los datos de contagio de la Covid-19. Una decisión esperada que permite poner fin a quince meses de “odisea” en los que la hostelería se sentía injustamente tratada al tener que afrontar restricciones “pese a saber que no éramos los culpables”.

Como relata el presidente de la Asociación de Hosteleros Altamira, José Rey, resulta muy “positivo” para bares, restaurantes, pubs y discotecas la decisión, que permite “recuperar algo tan importante como el consumo en barra, los horarios habituales” o la práctica totalidad del aforo, que queda establecido en el 75 por ciento. “Por nuestra propia idiosincrasia, a la gente le gusta mucho el tomar algo en la barra, especialmente gente que va sola y va a su bar de siempre, a tomar lo de siempre y hablar con el camarero de fútbol o de cualquier otro asunto como siempre”, explica. En estas últimas semanas, el tener que emplazar a los clientes “a sentarse y esperar allí su consumición” resultaba bastante extraño y, sin duda, ha lastrado el consumo.

Ahora, además, también recuperan su actividad pubs y discotecas, que en algunos casos y para paliar el cierre obligado, habían reorientado su actividad, abriendo durante el día, con horarios de cafetería. “Para ellos también es un alivio y es positivo poder dedicarse a su actividad habitual, a lo que, entre comillas, mejor saben hacer”, añade José Rey.

Esta situación, que confían en que sea irreversible y no se produzcan nuevos pasos atrás, permite a los hosteleros poner fin a quince meses complicados en los que “sufríamos las consecuencias de algo que no habíamos generado nosotros, lo que nos suponía una gran impotencia”, concluye Rey.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here