La Policía Nacional de Burgos alerta de un incremento de denuncias en la provincia por extorsión a usuarios de páginas webs que ofrecen prostitución. El modus operandi consiste en que el interesado en estos portales establece contacto con alguno de los teléfonos publicitados en la página, normalmente anuncios falsos, con el objeto de establecer una cita con una de las mujeres que anuncian, presuntamente, ‘servicios sexuales’.

Independientemente de si se produce o no el encuentro, una persona que se identifica como el presunto proxeneta responsable de las mujeres vuelve a contactar con los usuarios, exigiéndoles una cantidad de dinero bien porque el servicio excedió lo acordado o bien, si finalmente no se produjo la cita, por “el tiempo perdido”. En esta llamada, el supuesto proxeneta, amenaza al cliente con agresiones físicas, tanto a él como a su entorno familiar, o con divulgar públicamente que es usuario de prostitución.

En muchos casos las víctimas, para evitar estas supuestas agresiones o para no ver publicitada su actividad sexual, transfieren importantes cantidades económicas a cuentas corrientes que la organización extorsionadora ha creado bajo identidades falsas, con el fin de dificultar una posible investigación policial. Generalmente el chantaje no cesa tras el primer pago y los delincuentes siguen pidiendo, bajo las mismas amenazas, más cantidades de dinero a su víctima.

La Policía Nacional alerta que detrás de muchos de los anuncios de citas con contenido sexual solo existe este ánimo económico. Son utilizados para obtener el número de teléfono y cualquier otro dato del cliente, con el fin de poder extorsionarle económicamente más tarde.

Si esta actividad delictiva se produjera, se debe de poner en conocimiento de la Policía Nacional a través de la correspondiente denuncia, aportando todos los datos posibles del anuncio: números de cuenta, números de teléfono a través de los que la organización ha contactado con el usuario.

Con esa denuncia, se iniciarán dos líneas de investigación. Una dirigida a determinar si detrás de esos contactos telefónicos existe una organización criminal con personas víctimas de trata de mujeres que pudieran estar siendo obligadas a ejercer una prostitución coactiva y una segunda línea tendente a la plena identificación y detención de los autores de estas organizaciones criminales dedicadas a la extorsión.

En paralelo, desde la Subdelegación del Gobierno en Burgos se recuerda que la prostitución es un drama, principalmente para miles de mujeres y niñas, y que solo el rechazo unánime de la sociedad e instituciones podrá permitir su erradicación.

Artículo anteriorAbierto el plazo de solicitud de las ayudas del Centro Histórico, Abastos y Vivero de Empresas
Artículo siguienteIU y Podemos pedirán en el Pleno del jueves la reapertura del Tren Directo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí