La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha avanzado en su última comparecencia pública, que esta semana no se relajará ninguna medidas restrictiva debido a los altos índices de ocupación de las unidades de cuidados intensivos de la Comunidad.

De esta forma desmiente las afirmaciones del portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular, Alejandro Vázquez, de este lunes, quién preveía una flexibilización de las restricciones aplicadas hasta el momento este jueves, debido a la mejora de los datos epidemiológicos y la reducción de los contagios en las últimas semanas.

Casado ha insistido en que los datos actuales no permiten relajar las medidas actuales, que mantendrán al menos hasta el próximo martes 23 de febrero. Sobre todo le preocupa la evolución de los datos de ocupación en las UCI de la Comunidad, que si bien han descendido, todavía son muy elevados y no permiten desescalar.

La consejera de Sanidad ha recordado que la estancia media en la UCI es de 24,4 días por paciente, y el 30% de ellos cronifican su situación y están aproximadamente un mes en estas unidades de críticos. El 10% de los pacientes está más de 40 días ingresado en la UCI. Con estos datos Casado ha recordado que actualmente el porcentaje de ocupación es del 51%, si bien los criterios para desescalar marcan una ocupación máxima del 25%.

Otro indicador para suavizar restricciones es registrar una incidencia acumulada inferior a 250 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra todavía lejana, por que la Comunidad registra 464 casos en los últimos 14 días. Por eso Casado se emplaza a la próxima semana para estudiar una posible flexibilización de las restricciones, si bien evita dar una fecha exacta. Lo que sí está claro es que irá marcada por estos criterios y por el indicador del semáforo. Con los datos actuales, Burgos podría ser la primera provincia es levantar alguna medida.

Sobre la Semana Santa la consejera ha advertido que no se repetirá lo ocurrido en navidades porque Castilla y León no puede permitirse una cuarta oleada de contagios. «No vamos a salvar nada por salvar. Iremos de la mano de los indicadores», ha señalado la consejera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here