La Junta de Personal del Área de Salud de Burgos muestra su desacuerdo en la manera de gestionar la crisis sanitaria por parte del Comité de Seguimiento de la Covid-19, teniendo en cuenta la actual situación de pre-colapso que vive el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) y al que están abocados el resto de hospitales de la provincia si no se doblega la curva.

En este sentido han querido incidir en el «ninguneo sistemático» que desde la Gerencia del hospital burgalés se está mostrando con los profesionales sanitarios. Así recuerdan que la Junta de Personal son los representantes de los trabajadores del HUBU, y conoce el ámbito laboral y la situación que se vive en el hospital.

Desde la Junta de Personal advierten que hasta el momento no han recibido ninguna información referente al cierre de plantas para acoger más ingresos por infección activa. «No sabemos qué quirófanos van a funcionar, y qué van a hacer con la plantilla», aseguran. De esta forma insisten en que no han recibido ninguna respuesta, plan de proyecto o planteamiento sobre el que proponer mejoras desde una posición de entendimiento y colaboración.

En este sentido señalan que es imprescindible «rediseñar las unidades de cuidados intensivos». El HUBU cuenta con tres UCI, con 27 camas, por lo que actualmente se supera el 100% de la ocupación. Las UCIs extendidas se han ubicado en la URPA, la REA y el Hospital de Día Quirúrgico, si bien deben de contar con el equipamiento y los profesionales necesarios, formados y cualificados.

Desde la Junta de Personal advierten que se han producido varias deficiencias en estas UCIs extendidas, e lo que se refiere a la formación de los profesionales y a fallos técnicos, porque no se ha aprovechado la tregua en la incidencia de contagios de los meses de verano.

También señalan que no tienen «información real y a tiempo» del diseño de las UCI, por lo que consideran que «se está improvisando». Por eso insisten en que los trabajadores de cada planta deben saber en qué condiciones tienen que trabajar y en qué consiste su trabajo, una circunstancia que dicen no se da por el momento.

La Junta de Personal denuncia que en el servicio de urgencias todavía no se hayan implementado los sistemas que en marzo lograron paliar la saturación de pacientes, y señalan que el sobreesfuezo de los trabajadores va en aumento, para solventar esta situación.

Con esta situación, el agotamiento físico y emocional del personal es cada vez más palpable, al no poder realizar su trabajo con una mínimas condiciones que garanticen la calidad y seguridad en la atención prestada. Por eso piden que se les tenga en cuenta y se les escuche, como representantes de todos los trabajadores del HUBU, para poder gestionar de una manera eficiente esta situación.

Artículo anteriorUnos 1.980 burgaleses podrán acceder al subsidio especial por desempleo
Artículo siguienteLos hosteleros convocan una segunda manifestación para visibilizar su situación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí